Demos gracias por tener un SAT así

Demos gracias por tener un SAT así

Demos gracias por tener un SAT así.

La jefa del SAT rechaza que el organismo que preside sea enemigo del sector empresarial y que sea factor que impida el crecimiento económico del país.

Pero eso sí: afirma que no recaudan ficticiamente para quedarse con lo que no es del fisco, de la misma manera como no esperan que tampoco se quede en los bolsillos de la gente lo que es de la nación.

Margarita Ríos-Farjat entiende la frustración y el enojo de un sector del empresariado que los acusa de retener las devoluciones, pero explica las razones y ofrece datos duros.

Dice que en 2018 se devolvió menos de lo que se regresó en 2017; todavía les tocó recibir contribuyentes que llevaban de seis meses a año y medio tratando de obtener devoluciones.

En 2018 se devolvió 17 por ciento menos de ISR y 12 por ciento menos de IVA. Pero no solo se devolvió menos, sino que las administraciones de grandes contribuyentes y la Auditoría Fiscal heredaron una mayor carga para dictaminar.

En concreto fueron 40 mil millones de pesos de devoluciones pendientes adicionales de las que estaban pendientes desde el 2017; estamos hablando de un tercio más. Era mucha presión.

Ríos-Farjat refiere que ello creó una narrativa en el empresariado que se adicionó a la molestia de la eliminación de otros incentivos que tenían, como la compensación universal.

Al cierre del primer trimestre de 2019 el SAT regresó 33 por ciento más de ISR y 27 por ciento más de IVA, y al finalizar agosto el monto de las devoluciones pagadas se incrementó 32.8 por ciento contra el 2018.

A las Pymes les han retornado 43.6 por ciento más que el año pasado, además de que las devoluciones automáticas también se elevaron casi en un millón, al pasar de 2.4 a 3.37 millones.

La compensación universal se eliminó porque estaba ligada a la evasión fiscal a través de la compra de facturas falsas; fueron, de hecho, dos fenómenos que crecieron a la par en solo un año.

¿Un SAT muy fiscalizador? Pues somos el Servicio de Administración Tributaria y en el fondo debe agradecerse que haya un fisco que se tome en serio su papel, puntualiza Margarita Ríos.

Indica que la visión del SAT de la 4T parte de un escenario en el que la evasión fiscal “es monumental” y en ese entorno el primer afectado es el mismo contribuyente porque el país no crece.

Ir a noticia original

Cerrar Menú