rsz_1freepik-export-202405301843037uwz
Imagen del autor

¿Tienes calor?

Esta semana quiero hablar sobre lo cuánto han cambiado las temperaturas ya. Todos los que vivimos en México lo hemos sentido. Para los que no viven aquí, en los últimos meses México ha estado lidiando con una de las olas de calor más severas de su historia. Las temperaturas sofocantes no solo han puesto a prueba la resiliencia de su población, sino que también han resaltado la urgente necesidad de abordar el cambio climático.

Estados como Sonora, Sinaloa y Baja California han experimentado algunas de las temperaturas más altas, llevando la salud pública y la infraestructura a sus límites. Incluso la Ciudad de México ha alcanzado temperaturas récord varias veces en las últimas semanas.

Las repercusiones económicas de una ola de calor son sustanciales. La productividad agrícola cae en picada debido a los cultivos quemados y la escasez de agua. El ganado también sufre pérdidas significativas, con muchos animales sucumbiendo a las condiciones extremas. El consumo de energía se dispara mientras los residentes intentan refrescarse, lo que lleva a cortes de energía y pone una inmensa presión sobre la red eléctrica. Esto resulta en mayores costos operativos y recursos agotados. Los incendios forestales se vuelven más frecuentes e intensos (como lo vimos en Valle de Bravo). Destruyen vastas extensiones de tierra y liberan grandes cantidades de dióxido de carbono en la atmósfera. Esto contribuye a un ciclo vicioso de aumento de temperaturas y empeoramiento de las condiciones climáticas.

Y si esto te parece exagerado, solo mira esta gráfica:

Fuente: Conagua

Las recientes olas de calor en México y en otros lugares son un recordatorio contundente de la urgente necesidad de abordar el cambio climático de frente. A medida que las temperaturas continúan aumentando y los eventos climáticos extremos se vuelven más frecuentes, el momento para actuar es ahora. Y todos podemos ayudar… si quieres 3 ideas, toma estas:

  1. Apaga las luces cuando no las estés usando, usa electrodomésticos de bajo consumo energético y ajusta tu termostato a una temperatura ecológica.
  2. Reduce tu consumo de carne, incluso si es sólo por unos días a la semana.
  3. Si está disponible, cambia a proveedores de energía verde que utilicen fuentes renovables como la eólica, solar o hidroeléctrica.

Enfrentar esta crisis requiere de la participación de todos. Pequeñas acciones diarias pueden generar un gran impacto colectivo. Juntos, podemos trabajar hacia un futuro más sostenible y resiliente.

Espero que esto te haya parecido interesante. Como siempre, si hay algo en lo que pudiéramos ayudar, o si hay un tema de ESG del cual quisieras saber más, por favor háznoslo saber.

Saludos,

Marimar

CEO, Miranda ESG

Contactos en Miranda Partners

Damian Fraser
Miranda Partners
damian.fraser@miranda-partners.com

Marimar Torreblanca
Miranda-ESG
marimar.torreblanca@miranda-partners.com

| COMPARTE ESTE POST