miranda_media_01

Responsabilidad social corporativa: una estrategia poderosa para impactar

Las enseñanzas que nos han dejado estos meses representan una coyuntura excepcional para impulsar la reflexión entre el sector privado, público y la sociedad misma, opina María José González.

 

(Expansión) – México y el mundo están experimentado un cambio sin precedentes en nuestra llamada “normalidad” debido a la pandemia del COVID-19. Por una parte, con el confinamiento estamos enfrentando grandes desafíos en las dinámicas del hogar, la familia y la sociedad, mientras que por otra, somos testigos de una profunda disrupción en todos los sectores de la economía, producto de una de las peores crisis que hayamos vivido en los últimos años.

En cuanto a la forma de vivir, consumir y trabajar, la nueva normalidad ha reordenado nuestras necesidades obligándonos a cambiar nuestros hábitos. Medidas sanitarias como la sana distancia han sido introducidas en nuestro día a día. De forma similar, hemos cambiado nuestros patrones de consumo, desplazando algunas de nuestras necesidades y migrando cada vez más a los servicios digitales.

Tal como ha comentado Satya Nadella, CEO de Microsoft, se ha generado una transformación digital que podría haber llevado más de dos años en tan sólo dos meses en todos los aspectos de nuestras vidas y de trabajo, lo que podríamos llamar como un “salto adelantado”. Muchas personas que tienen la suerte de tener trabajo ahora trabajan a distancia. Los niños van a la escuela desde casa y se espera que los padres supervisen y ayuden con el aprendizaje. Estudiantes universitarios y adultos jóvenes han regresado a sus hogares, buscando refugio.

No hay duda de que estos momentos de transformación tendrá repercusiones heterogéneas en los distintos grupos de la sociedad.

Algunas de estas inequidades las vemos en nuestras formas de adaptarnos a la nueva realidad, como puede ser la oportunidad de poder trabajar desde casa, que no es una opción para todos en nuestro país, ya que miles de personas tienen que salir a la calle para poder continuar ganando un ingreso. En el tema educativo, continuar con el programa escolar ha resultado un gran reto para las familias, no sólo por la necesidad de tener monitores que te permitan ver los cursos y un buen servicio de Internet, sino también de padres presentes que puedan apoyar el aprendizaje.

Por esto la responsabilidad social de las empresas es hoy más que nunca relevante como instrumento de impacto positivo. En estas situaciones de crisis es cuando se necesita mayor colaboración del sector privado con el gobierno, para poder impulsar acciones que busquen una sociedad y una economía más justa e inclusiva. En particular, debemos de trabajar en conjunto en las comunidades más afectadas para entender sus nuevas necesidades y así desarrollar nuevos programas que se adapten a la realidad y les permita tener oportunidades que eviten se aumente más el rezago.

Programas de digitalización en zonas marginadas, mejor conectividad, mayor desarrollo de infraestructura escolar, flexibilidad para trabajar remotamente, guarderías en los lugares de trabajo son algunas de las nuevas tendencias que las empresas deben considerar y priorizar en sus nuevos programas de responsabilidad social.

Las empresas deben aprovechar esta contingencia para reflexionar sobre cómo se puede afrontar esta nueva normalidad y ser mejores líderes desde su trinchera. Las enseñanzas que nos han dejado estos meses representan una coyuntura excepcional para impulsar la reflexión entre el sector privado, público y la sociedad misma.

Es nuestra oportunidad para aprovechar las nuevas prácticas desarrolladas, las herramientas digitales adoptadas y los nuevos roles de liderazgo que podrían convertirse en soluciones permanentes, dando como resultado organizaciones más comprometidas, resilientes, productivas e innovadoras.

 

Nota del editor: María José González de Cossío es Socia de Miranda Media, donde dirige el área de PR, Medios y Responsabilidad Social Corporativa. Cuenta con experiencia trabajando en el sector privado y público, así como en ONG´s en temas relacionados con el sector energía, infraestructura, manejo de riesgos, educación, estrategias de comunicación, análisis económico y relaciones públicas. Economista por el ITAM y miembro del Consejo Consultivo del Women´s Forum, Women in Energy. Síguela en Twitter y en LinkedIn. Escríbele a maria.gonzalez@miranda-partners.com . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

| COMPARTE ESTE POST

Share on print
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter