bmv

Relación con Inversionistas y Política Mexicana

Los resultados aún preliminares de la elección federal del domingo confirmaron lo polarizado, políticamente hablando, que se ha vuelto México. Aproximadamente la mitad del país apoyaba al partido populista Morena y sus aliados, y la otra mitad apoyaba a una oposición (fragmentada) mayoritariamente de centro / derecha a favor de las empresas. Dado que el sistema electoral favorece al partido individual más fuerte, la votación llevó a que Morena y sus aliados probablemente ganarán entre el 53% y el 58% de la Cámara baja del Congreso, aunque perdiendo su mayoría de dos tercios, y 11 gubernaturas. Morena sigue siendo dominante, y ahora tiene gobernadores en aproximadamente la mitad de los estados del país, una cifra mayor a lo que previamente ocupaban, sin embargo, sus alas se han recortado un poco en el Congreso.
 

En este entorno tan polémico, el cual puede volverse más desafiante a medida que pasa el tiempo y el cual tiene un impacto significativo en el panorama empresarial y económico, ¿cómo deberían responder las empresas y los equipos de Relación con Inversionistas? El contexto político y la influencia en la política pública y las ganancias de las empresas es demasiado importante como para ignorarlo, pero adoptar una posición partidista en público también está plagado de peligros y, posiblemente, más allá del alcance de una empresa pública. Más importante aún, ¿cómo pueden las empresas construir una narrativa de inversión positiva pero auténtica cuando la mayoría de la clase empresarial cree que las políticas de Morena están perjudicando y seguirán perjudicando las perspectivas de inversión y crecimiento de México, e incluso pueden socavar las instituciones democráticas de México?
 

Estas son algunas de nuestras recomendaciones.
 

Los inversionistas tienen sus propias fuentes sobre perspectivas políticas y económicas, incluidos economistas y consultores políticos de todos los bancos líderes. En su mayor parte, prefieren que las empresas hablen sobre las variables que controlan y los problemas que enfrentan, y no opinen demasiado sobre política y economía. Por lo tanto, recomendamos mantener al mínimo los comentarios públicos y escritos sobre las variables políticas y económicas. El hecho de que la política sea importante no significa que las empresas deban centrarse en ella. Deben dedicar la mayor parte de su tiempo a hablar sobre temas sobre los que tienen una percepción única.
 

En la medida en que los inversionistas quieran hablar de política, es importante concentrarse en los hechos, las fuentes públicas y evitar controversia. Para las perspectivas electorales, Oraclus (encuesta de encuestas) es una gran fuente y parece haber sido bastante precisa al predecir el resultado el domingo. Para la perspectiva de política pública, varias consultorías (GEA <Integralia) brindan análisis que se pueden citar o utilizar como referencia. De esa manera, la empresa puede evitar tomar su propia posición, pero sí abordar los problemas.
 

Si una empresa se ve directamente afectada por una disputa política o legislativa o un cambio de política (por ejemplo, Ienova en gasoductos, Femsa se ve obligada a pagar impuestos atrasados en disputa, Grupo México y disputas sobre concesiones mineras, etc.), es importante abordar el problema de manera objetiva y honesta, y si es necesario gestionar escenarios de lo que pueda suceder, sin comprometerse con un resultado específico. Relación con Inversionistas debe involucrar a abogados corporativos y colegas de asuntos públicos antes de aprobar cualquier texto relacionado con asuntos con litigios o ramificaciones políticas.
 

No hace falta decir que a muchas empresas les puede ir bien en un entorno político mexicano negativo (y mal en uno positivo), y las empresas deben explicar que la política es solo una de las muchas variables que afectan su perspectiva.
 

  • Lo más obvio es que muchas empresas mexicanas (Orbia, Bimbo, Gruma, Cuervo, América Móvil, Cemex, Femsa …) tienen operaciones importantes y, en algunos casos, dominantes fuera de México.
     
  • Otras empresas son exportadoras o productoras de commodities, y más impactadas por la demanda global y los precios de sus productos que todo lo que sucede en México (Alfa, Alpek, Grupo México, Peñoles).
     
  • Incluso a las empresas nacionales les puede ir bien en un entorno político difícil si, por ejemplo, el poder adquisitivo del consumidor se ve impulsado por políticas populistas (Wal-Mart, Femsa) o si los aumentos en las tasas de interés llevan a los bancos (Banorte, etc.) a ganar más dinero.
     
  • Hay muchas megatendencias – el paso a la digitalización, la urbanización, el nearshoring y el T-MEC, problemas de ESG, propiedad de vivienda- que son al menos tan importantes como quién es el presidente del país y, aunque menos evidentes que un resultado electoral, con el tiempo habrá un mayor impacto en los resultados corporativos.
     
  • El entorno externo / crecimiento económico de EE. UU., Las tasas de interés globales, las pandemias, etc., han demostrado ser más importantes a lo largo del tiempo que el entorno nacional. De las últimas seis crisis de mercado, podría decirse que solo una ha sido impulsada por factores internos, al igual que los mercados alcistas mexicanos han sido impulsados principalmente a nivel mundial. En este momento, el entorno global parece bastante alentador para México.
     
  • Morena ha seguido políticas fiscales prudentes desde que asumió el poder, mientras que sus designados en Banxico han sido ortodoxos y han apoyado el control de la inflación. Por lo tanto, México se ha beneficiado de un tipo de cambio estable durante cinco años (excepto el pánico de COVID), y el riesgo país se ha reducido drásticamente. Mientras la situación macroeconómica sea estable, a la mayoría de las empresas mexicanas les irá bien.
     
  • Morena ya no tiene una mayoría de 2/3 en la Cámara Baja y permanece por debajo del umbral para hacer cambios constitucionales en el Senado. Y en tres años, AMLO probablemente tendrá que bajarse de la presidencia, y su sucesor probablemente será más moderado, incluso si lo más probable es que pertenezca al mismo partido.
     
  • Según un informe de Santander, el mercado de valores de México ha subido un 22% en términos de dólares desde que AMLO asumió el poder, en realidad un mejor desempeño que el desempeño promedio en los primeros tres años de sus cuatro predecesores favorables al mercado.
     

Trayectoria. La mayoría de las empresas mexicanas que cotizan en bolsa han manejado con éxito muchas crisis (1995 (Tequila), 1998 (Rusia), 2008 (Lehman), 2016 (Trump), 2018 (AMLO), 2020 (COVID-19), y saben cómo adaptarse a situaciones difíciles rápidamente. La mayoría tiene balances sólidos, poderosas ventajas competitivas y horizontes a largo plazo. Los inversionistas que compraron acciones en períodos difíciles generalmente han sido recompensados. Como dice Charlie Munger: “Un gran negocio a un precio justo es superior a un negocio justo a un precio excelente” y la crisis permite a los inversionistas elegir grandes empresas con buenas valuaciones.
 

Es importante ser política y socialmente sensible, pero a la vez auténtico. Toda empresa tiene que tratar con el gobierno que existe, que no es necesariamente el que le gustaría. Hablar de inversiones y creación de empleo, y no de recortes de empleo y reducción de personal. Hablar sobre ESG y programas sociales corporativos. No presumir demasiado si los márgenes de rentabilidad se expanden. Al mismo tiempo, si un gobierno o su política están socavando la confianza o impactando los planes de inversión o la rentabilidad, está bien decirlo, pero de una manera prudente y cuidadosa. Los inversionistas quieren que los funcionarios de la empresa sean auténticos, transparentes y una fuente de información confiable.

Contactos en Miranda Partners

Damian Fraser
Miranda Partners
damian.fraser@miranda-partners.com

Ana María Ybarra Corcuera
Miranda-IR
ana.ybarra@miranda-ir.com

| COMPARTE ESTE POST

Share on print
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter