miranda-esg10

El consejo patriarcal mexicano

Espero estés teniendo una muy buena semana y bienvenido de nuevo a nuestros emails sobre ESG. Esta semana quiero compartir contigo un artículo que escribimos Damian y yo sobre la equidad de género en los consejos mexicanos.


¿Qué tienen en común los 12 grandes corporativos mexicanos Grupo Alfa, Grupo México, Televisa, Alpek, Grupo Elektra, Grupo Carso, Coca Cola Femsa, ASUR, Gruma, Cuervo, Peñoles y Megacable? En 2019 ninguno de ellos tenía mujeres en su consejo de administración. Estas 12 empresas representan más de un tercio de las 35 compañías en el índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores. Esto posiciona a México muy por detrás de otros países en cuanto a equidad de género en los consejos.


En Estados Unidos desde julio 2019 todas las 500 empresas en el S&P 500 tienen participación de mujeres en su consejo de administración. En 2019, aproximadamente el 9% de los consejeros de las principales empresas listadas en México fueron mujeres, comparado al 27% en Estados Unidos.

No es especialmente sorprendente ver el nombre de algunas de estas empresas en la lista de empresas que únicamente tienen hombres en sus consejos. Grupo México, Grupo Carso, Grupo Alfa y Peñoles son compañías mineras e industriales, que tradicionalmente han sido dirigidas por patriarcas durante generaciones. Sin embargo, es sorprendente ver en la misma lista a la compañía de medios Televisa y a jugadores en el mercado de bienes de consumo como Coca Cola Femsa y Gruma. Independientemente de las opiniones de las familias que forman los grupos de control sobre equidad de género, parecería un error bastante obvio de relaciones públicas excluir, en 2020, a un poco más de la mitad de la población mundial del último órgano de decisión de las compañías.


Felicitaciones a Santander México (45%) y a Wal-Mart de México (40%) por tener más de un tercio de sus asientos de consejo en manos de mujeres. De hecho, Santander México fue un paso más allá este año, al seleccionar a Laura Diez Barroso como presidenta del consejo (ella también es presidenta del consejo de GAP). Varios estudios han demostrado que, para que se sienta un impacto positivo fuerte, la representación de las mujeres en los consejos debe alcanzar aproximadamente el 30%.


Hay al menos cuatro razones por las cuales las empresas mexicanas deberían tener más mujeres en sus consejos de administración:


En primer lugar, es lo correcto desde un sentido ético y moral, independientemente de las consecuencias. El propio código de ética de México para grandes empresas lo reconoce. La equidad de género tiene un impacto social relevante.


En segundo lugar, al integrar otro punto de vista es más probable que la toma de decisiones a nivel directivo mejore; sobre todo cuando se integra la opinión de un grupo que puede tener información relevante sobre las empleadas y clientas. Se estima que las mujeres son responsables de entre el 70% y 80% de las decisiones de consumo. Es importante entenderlas. Además, un estudio frecuentemente citado realizado por el Peterson Institute of International Economics sobre cerca de 20,000 compañías mundiales, demostró que “un aumento en la proporción de mujeres del cero al 30 por ciento (en la alta gerencia) estaría asociado a un aumento del 15 por ciento en la rentabilidad”. También, un reciente y excelente reporte de Bank of America “Womentum” (Marzo 2020) muestra que empresas con alta participación de mujeres en puestos de liderazgo tienen valuaciones más altas, así como mejor rentabilidad.


Tercero, cada vez se vinculan más recursos institucionales a factores ESG. Dentro del mundo ESG, la equidad de género en los consejos de administración es algo bastante visible y fácil de medir. Si se desea atraer inversionistas con mandatos de ESG, tiene sentido evitar parecer sexista de una manera que es imposible de ocultar. Dado que la estructura de los consejos es información pública, es lo primero que probablemente verán los inversionistas. Incluso Goldman Sachs ya ha anunciado que no va a apoyar a empresas privadas (en EU y Europa) en sus procesos de IPO si no tienen por lo menos a una mujer en el consejo.


Cuarto, la representación de mujeres en el consejo de administración podría convertirse en ley en México. Las cuotas de mujeres en los consejos ya han sido integradas a las leyes de Noruega, Dinamarca, Finlandia e incluso California, entre muchos otros lugares. Hay al menos dos iniciativas en el Congreso en México (una del PRI y otra de Movimiento Ciudadano) que están promoviendo una regla similar para el país.


Si nada de esto es especialmente nuevo y la mayoría de las grandes compañías mexicanas que cotizan en bolsa son bastante sofisticadas, ¿por qué no existe ya una mejor representación de mujeres en los consejos de administración? El argumento estándar de las compañías es la dificultad de encontrar mujeres con experiencia en consejos de administración. Dado que en muchos casos los miembros calificados para los consejos deben tener experiencia como altos ejecutivos de empresas y pocas mujeres en México forman parte de la suite ejecutiva (solo el 8% de CEOs, el 10% de los Comités Ejecutivos y el 16% de los puestos de VPs en México están en manos de mujeres según McKinsey) es claro que hay cierto mérito en ese argumento.


Dicho esto, aumentar la representación de mujeres en los consejos de administración puede ayudar a romper este círculo vicioso al tener miembros del consejo que presionen por mayores promociones para mujeres y actúen como modelos a seguir. Si cada una de las 35 empresas principales del IPC tuviera a dos mujeres en su consejo de administración y no hubiera superposición entre consejos, estaríamos hablando de 70 mujeres consejeras en un país de casi 130 millones de personas.


Por supuesto, componer el consejo perfecto va más allá de obtener una apariencia de equidad de género. Claramente, las calificaciones de cada consejero importan, así como la complementariedad entre sí. Además, el número de miembros del consejo, la distribución de edades de los consejeros, las limitaciones de antigüedad y el equilibrio entre consejeros independientes y partes relacionadas también tienen un papel importante en la composición de la junta perfecta. Aquí los datos son más difíciles de obtener ya que no todas las empresas proporcionan edades y antigüedades de sus consejeros, además que las definiciones de consejeros independientes y no independientes son algo subjetivas.


Un consejo de más de 20 personas es probablemente demasiado grande. El promedio en México es 13, lo cual suena más razonable. Sin embargo, si hay empresas con consejos que probablemente son demasiado grandes. Estas incluyen Femsa (20), Arca Continental (20), Grupo Televisa (20) y Grupo Bimbo (18). Con respecto a consejeros que están en múltiples consejos, Claudio X. González L. (edad: 85), a pesar de su brillantez y excelente trayectoria comercial, está en 5 consejos de la lista de las 35 principales empresas en la BMV (Grupo Carso, Bolsa, Kimberly-Clark de México, Alfa, Grupo México). La misma situación ocurre con Ricardo Touché, Fernando Ruiz y Armando Garza Sada. De mujeres, aparte de Laura Diez Barroso, Blanca Treviño de Softec está en dos consejos (Walmex, BMV).


La edad promedio de un consejero en Mexico es de 65 años. Esto parece demasiado alto. Además, la tenencia promedio es de 12.5 años. Esto también nos parece largo. En América Móvil, la segunda compañía más grande de México después de Wal-Mex, un miembro de la junta tiene 90 años (David Ibarra) y en el otro extremo la única mujer en la junta, Vanessa Hajj, tiene 22 años y presumiblemente acaba de graduarse (es la hija del CEO y nieta del Presidente Honorario, Carlos Slim Helu). Adicionalmente, cerca de la mitad de los consejeros en México se clasifican como independientes. Esto es difícil de interpretar ya que muchos consejeros independientes son parte del grupo de amigos de los accionistas controladores.


Pero, ¿importan realmente los consejos de administración en México? Claramente en una entidad controlada por una familia, el consejo de administración per se no es quien toma la decisión final de nada. Pero en teoría, la familia debería expresar su control a través de la toma de decisiones en el consejo y no en la mesa del domingo por la noche. A medida que las familias crecen y el grupo de control se amplía y que más empresas son fundadas por firmas de capital privado, la importancia del consejo versus la familia está creciendo. Ya sea controlado por la familia o no, un consejo de administración proyecta los valores de la compañía para el mundo exterior.


Por lo tanto, el consejo importa, o al menos debería importar. Le guste o no a los propietarios, un cierto nivel de equidad de género puede convertirse pronto en un requisito regulatorio y de ESG. Nuestro consejo es adelantarse a esto.


Espero esta información haya sido de tu interés. Si te interesaría un archivo de xls con todo el detalle de los consejos de cada una de estas empresas, dime y con gusto te lo comparto. Como siempre, si hay algo en lo que pudiéramos ayudar, o si hay un tema de ESG del cual quisieras saber más, por favor háznoslo saber para considerarlo en versiones futuras.

 

Saludos,

Marimar

Socia, Miranda ESG

Contactos en Miranda Partners

Damian Fraser
Miranda Partners
damian.fraser@miranda-partners.com

Marimar Torreblanca
Miranda ESG
marimar.torreblanca@miranda-partners.com

| COMPARTE ESTE POST

Share on print
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter