miranda-esg-23

¿Cuáles son los problemas y críticas principales de ESG?

Bienvenido de nuevo a nuestros emails sobre ESG. Esta semana quiero compartir algunas ideas sobre cuáles son las limitaciones y criticismos de las inversiones y ratings ESG.

 

Primero, ¿los inversionistas ESG realmente están comprometidos con ESG? 

No siempre, pero el segmento sin duda tiene beneficios.

Un estudio reciente de Soohun Kim y Aaron Yoon demuestra que los fondos en EU (únicamente viendo fondos activos) que se volvieron signatarios de los PRI de las Naciones Unidas vieron un incremento de más de 4% en sus flujos trimestrales (analizando 6 meses antes de firmar y 6 meses después de firmar) sin importar la calificación ESG a nivel fondo que se tuviera antes de firmar. El mismo estudio encontró que después de firmar, no existieron mejoras significativas en las calificaciones ESG de los portafolios y que los signatarios incluso se volvieron menos propensos a votar en temas ambientales (viendo los materiales de proxy disponibles). Esto básicamente significa que el comportamiento de los signatarios analizados no fue influenciado positivamente al comprometerse con estos principios de inversión responsable, pero que si tuvieron beneficios financieros de volverse signatarios.

 

Segundo, ¿los ratings de ESG son precisos?

No realmente. Y tampoco son homogéneos (entonces la interpretación del rating es muy importante para cualquier inversionista que quiera integrar los factores ESG en su proceso de inversión). 

Hace unos días el Financial Times reportó  que el Chairman de la SEC advirtió en contra de integrar distintas métricas de factores ESG en una sola calificación ESG.

I have not seen circumstances where combining an analysis of E, S and G together, across a broad range of companies, for example with a ‘rating’ or ‘score’, particularly a single rating or score, would facilitate meaningful investment analysis that was not significantly over-inclusive and imprecise.

Hemos discutido en el pasado como el universo ESG es muy vasto, y las calificadoras de ESG tienen diferentes sesgos (algunas más inclinadas a asuntos ambientales, otras sociales, otras de gobierno corporativo, etc.). Por ello, las calificaciones no necesariamente son transparentes si no se entiende bien a fondo lo que hay detrás de ellas. Una empresa pudiera tener una calificación muy alta con una calificadora (digamos Sustainalytics) y muy baja con otra calificadora (digamos MSCI). Es por ello muy relevante que quien sea que se vuelve un usuario de estas calificaciones entienda los datos subyacentes de la calificación, así como la metodología para mezclarlos, y cómo se alínea esto a sus objetivos de inversión.

 

Tercero, los KPIs no son consistentes

Para hacer esto todavía más complejo, las empresas apenas se están acostumbrando a reportar indicadores clave de sostenibilidad. Algunas empresas están más avanzadas en este proceso que otras, pero como ESG es un tema que constantemente evoluciona, todas las empresas han tenido que ir ajustando sus procesos y generando nuevos protocolos de gestión de información para los distintos factores que saltan. 

Esto significa que incluso si las calificaciones fueran todas homogéneas y los usuarios de las calificaciones entendieran perfectamente bien todas las metodologías, si los datos subyacentes no son consistentes, entonces el resultado de la calificación será poco consistente también.

A mediados de Mayo el Comité de Asesoría a Inversionistas de la SEC recomendó que la SEC establezca requerimientos de divulgar temas ESG de manera más amplia. La idea de fondo es que conforme más empresas divulguen datos, y los datos se normalicen, la información se volverá más estandarizada y las calificaciones por ellos se volverán más consistentes. 

En suma, los datos ESG y las calificaciones ESG no son perfectas, ni pretenden serlo. Los inversionistas que dicen seguir principios de inversión responsable pueden no siempre están tan comprometidos con la sostenibilidad como deberían. Pero creemos que esto no es enteramente sorprendente dado que el mundo ESG apenas esta madurando a nivel global. En los siguientes años, mientras el enfoque en ESG crezca (y creemos que eso pasará), las empresas serán presionadas a dar más y mejor datos, las calificadoras serán presionadas a mejorar sus metodologías y ser más transparentes, y los inversionistas serán presionados a “put your money where your mouth is.” Las estrategias de greenwashing posiblemente nunca dejen de existir, pero las represalias por hacerlo posiblemente incrementarán. 

 

Espero esta información haya sido de tu interés. Como siempre, si hay algo en lo que pudiéramos ayudar, o si hay un tema de ESG del cual quisieras saber más, por favor háznoslo saber para considerarlo en versiones futuras.

 

Saludos,

Marimar

Socia, Miranda ESG

  

La lectura recomendada de la semana

Contactos en Miranda Partners

Damian Fraser
Miranda Partners
damian.fraser@miranda-partners.com

Marimar Torreblanca
Miranda ESG
marimar.torreblanca@miranda-partners.com

| COMPARTE ESTE POST

Share on print
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter